The Scarafaggio Project

Otro sitio creado con WordPress

  • Nov, 16 2010

    ¿Qué pasa con la Plaza Antonio Vega?

    Como todos recordáis, apenas un par de días después del fallecimiento del gran Antonio Vega (el 12 de mayo de 2009), el Ayuntamiento anunció que se iba a dar su nombre a una plaza. Fue una noticia recibida muy positivamente por prácticamente todo el mundo, ya que el callejero madrileño está plagado de calles dedicadas a gente más bien insulsa. Especialmente alabada fue la ubicación, en el barrio de Malasaña, tan cercano a él, a escasos metros del “Penta”, el bar que pertenece por derecho propio a la historia de la ciudad por ser el sitio donde pasaba las noches escuchando música el protagonista de la “Chica de ayer”. El alcalde lo explicó perfectamente diciendo que es “un mítico bar de la Movida, en la calle la Palma número 4, y que Vega cita en una de sus canciones más míticas”, en unas declaraciones bastante míticas, la verdad.

    El problema es que ya ha pasado un año y medio y aquellos que nos quedamos sentados esperando la llegada de la placa (no podía tardar) empezamos a preguntarnos si no estaremos “esperando nada”.

    Y pasó / tanto tiempo que llegué a ver sombras en color… Una semana después del fallecimiento del artista, la decisión se oficializó con el acuerdo de todos los grupos municipales en el Pleno del Ayuntamiento. La prensa lo destacó, aunque no quedó claro si la noticia era la plaza o el hecho de que todos los grupos hubieran estado de acuerdo en algo. En cualquier caso, la cuestión es que del asunto nunca más se supo hasta el 28 de julio ¡de 2010! es decir, catorce meses después. Los más minuciosos lectores de la prensa local y los jubilados más informados pudieron saber que en el pleno de la Casa de la Villa se tratarían asuntos como una medida de ahorro municipal (consistente en cerrar las dependencias del Ayuntamiento a las cinco de la tarde), la nueva ordenanza de terrazas de veladores y quioscos de hostelería… y sí, la asignación del nombre de Antonio Vega a una plaza.

    Una plaza que en rigor no es tal, sino más bien el ensanchamiento de una acera de la calle Fuencarral, pero eso es lo de menos, porque encontrar una plaza propiamente dicha en Malasaña que no tuviera nombre era muy poco probable. En cualquier caso, la semana pasada, es decir, un año y medio después de la muerte de Antonio Vega, un reportero de Scarafaggio se tomó la molestia de hacer una foto para comprobar lo que todos sabemos: que dieciocho meses después de haberlo anunciado, sigue sin haber placa. A continuación mostramos la interesantísima imagen de prueba, tomada en plena noche, a eso de las tres.

    Y pasó / tanta gente por delante que nadie me vio… Resulta difícil de creer que se tarde un año y medio (como mínimo, a saber cuánto será al final) en hacer algo tan sencillo como poner una maldita placa. ¿Cuántos enrevesados trámites formales debe pasar una decisión que fue tomada por iniciativa propia del Ayuntamiento y sin ningún tipo de oposición? A menos que haya un esforzado artesano tallando con mimo un hermoso relieve con la efigie del músico madrileño en alabastro, no hay quien lo entienda. Y lo peor de todo es la certeza de que si esto hubiera tenido alguna remota relación con los Juegos Olímpicos, la habrían puesto en una semana.

    Así las cosas, visto el interés de los organismos oficiales, sólo cabe reflejar el verdadero cariño de los auténticos seguidores de Antonio Vega, que con motivo del primer aniversario de su muerte colocaron, ellos sí, una placa provisional en su honor. Un acto poético, sentido y, sobre todo, sincero, que vale más que cualquier gesto político para honrar la memoria de aquel que “vivía en la calle y estudiaba de aprendiz”.

    Tags: ,

    Esta entrada fue publicada el Martes, Noviembre 16th, 2010 at 19:41 y está archivada en la categoria Música. Puedes seguir las respuestas con la fuente RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta , o hacer un trackback desde tu sitio web.

    Hay 7 comentarios en la entrada “¿Qué pasa con la Plaza Antonio Vega?”

    1. [...] Y damos las gracias a Alvaro Rigal que nos ha recordado con astucia este asunto:  ver su blog [...]

    2. Julian dice:

      Los dos mejores cantatautores de musica pop de estos ultimos treinta años son Antonio Vega y Enrique Urquijo (d.e.p.), tienen motivos más que demostrados para tener sus respectivas calles o plazas con su nombre, pero la mayoria de los politicos son calculadoras y no entienden de sensibilidades.

    3. marian dice:

      Fui una de los que estuvieron en el homenaje a nuestro querido Antonio, cuando se cumplió un año de su adiós y puedo decirte que fue muy emotivo, sencillo y con la sensibilidad a flor de piel, como él era. Colocamos la placa y empapelamos las paredes con estrofas de sus canciones, esas canciones únicas e irrepetibles que también cantamos acompañados por los acordes de una guitarra.

      Para colofón fuimos al Penta a seguir recordándole. Me alegro de haber estado allí, ese día Antonio estaba mucho más cerca.

      Saludos a todos los veguistas.

    4. Miguel dice:

      Gracias por alzar la voz!!!
      Un abrazo!!

    5. [...] aquí quiero dar las gracias a Alvaro Rigal que ha recordado este asunto:  ver su blog, y a Ángel que me lo han recordado y a los que les digo que voy a moverlo y preguntar por esta [...]

    6. Susu dice:

      El hecho de que la decisión fuera secundada por todos los grupos políticos ya hace sospechar que a ninguno le importaba lo más mínimo.

      Ojalá pudiéramos volver a las monarquías absolutistas que fomentaban y financiaban la música de Bach, Mozart o Beethoven… Pero sin ser monarquías y sin ser absolutistas, claro.

      Susu.

    Escribe tu comentario