The Scarafaggio Project

Otro sitio creado con WordPress

  • Sep, 22 2010

    Lo que hice en Cibeles (Madrid Fashion Week)

    Como sois gente informada, sabéis que hoy se ha clausurado la Cibeles Madrid Fashion Week, que no es una week propiamente dicha porque va de viernes a miércoles, pero bueno, ahí está. Esto ha sido toda la vida la Pasarela Cibeles, un nombre con mucha más solera, pero ahora se ha adoptado por todo el mundo esta hortera denominación en inglés y por existir, existen hasta la Tbilisi Fashion Week o la Albania Fashion Week. En cualquier caso, la gran fiesta de la moda española no podía celebrarse sin la presencia del algún miembro del staff de Scarafaggio, porque aquí hacemos camisetas y las camisetas son moda, ¿verdad? Pues eso.

    Lo malo es que debería haber ido algún entendido pero fui yo, que tengo verdaderos problemas para descifrar algunos conceptos que son tendencia esta temporada, como por ejemplo, capa camel. Aún así os voy a contar lo que por allí vi desde la perspectiva de un absoluto ignorante en la materia. No esperéis pues, agudas observaciones sobre las colecciones exhibidas. No esperéis nada, vaya.

    Como cualquier otra feria, Cibeles se celebra en IFEMA, por lo que para llegar hasta el pabellón correspondiente hay que atravesar a pie amplias explanadas de asfalto, y a las chicas que por allí caminan con tremendos tacones se las ve un poco desangeladas en ese muy poco glamouroso paseo. Una vez que llegas hay que pasar un pseudocontrol de seguridad en el que no hay arco de metales, pero sí que hay pasar los bolsos por el típico detector con pantalla de rayos X o lo que sea eso. Ignoro totalmente por qué, quizá quieran evitar que alguien sabotee el evento introduciendo clandestinamente unos complementos de la temporada pasada.

    Una vez dentro nos encontramos en lo que, en un arranque de genio, se ha dado en llamar Cibelespacio. La web de Cibeles lo describe como un escenario único donde conocer lo más nuevo en moda, cosmética y estilo de vida. Sorteos, actividades permanentes y venta directa de diseños únicos de creadores noveles y alternativos… En realidad no es más que el clásico recinto ferial con sus stands y sus rincones promocionales que ahora comentaremos. Lo que sí tiene de valioso (y es de justicia comentarlo) es un rincón donde se vende ropa bastante chula con mucho descuento.

    Para entrar en el Cibelespacio no hace falta más que conseguir invitación por medio de uno de los veinte patrocinadores que hay. Es bastante sencillo franquear ese umbral si realmente te interesa, pero eso no da acceso a los desfiles. Ahora, al no ser estrictamente entrada libre, debe de ser una de las pocas ferias que no están llenas de jubilados pidiendo bolis gratis. De lo que está lleno el lugar es de gente muy monamente vestida, lo cual no equivale a gente especialmente guapa: Cibelespacio no es el bosque de modelos que a uno le gustaría encontrar. Respecto a los atuendos de la gente, la variedad es grande, ya que hay un amplio espectro que va desde lo más corriente a unos cuantos outfits que, de manera benévola, podríamos definir como “un poco forzados”. Tampoco me voy a reír de nadie porque a mí me mola que la gente vista extravagante y le den color a nuestro entorno, pero en cualquier caso me quedó claro que las personas más elegantes no son la que más llaman la atención.

    Algunas cosas que se pueden hacer por allí son: ir a que te peinen o te maquillen (haciendo mucha cola), dar tus datos personales a cambio de que te hagan fotos en decorados más o menos elaborados, recibir regalitos promocionales, probar chocolatinas y chupitos de algún refresco sano, recibir un masaje, ver como los de Antena Nova hacen entrevistas, tirarte por el suelo en unos cojines, admirar un coche negro mate un poco batmóvil… ¿Os sabéis el chiste del batmóvil? Es por darle un poco de alegría a esto tan soso. Esto es Batman que le dice a Robin:

    - Robin, por tus leales servicios durante todos estos años, te voy a dar el batmóvil

    - ¿En serio Batman? Joe, muchas gracias, me hace muchísima ilusión, ¿de verdad me vas a dar el batmóvil?

    - Sí, apunta: seis cero nueve… cuatro dos dos…nueve cero tres.

    En directo se parece más al batmóvil

    Realmente lo más chulo que había era una especie de cascada de agua, te hacían una foto y las gotas formaban tu cara al caer. La explicación ha sido lamentable pero es que es un poco complicado de contar sin verlo. Vaya, que no había nada demasiado emocionante que hacer, en media hora estaba visto todo. En el stand de Cruzcampo daban cerveza gratis, lo que sin duda podría haber contribuido a hacerlo todo más divertido, pero tristemente era cerveza light, y como diría Monica Geller (hablando en su caso de la mayonesa light), eso no es cerveza. En serio, estaba muy mala y nadie en su sano juicio se tomaría más de una, lo cual puede ser la razón de que no se bailaran algunos temazos que estaban pinchando unos dj’s que habían puesto en una esquina.

    Esto del mundo light chocaba de lleno con el hecho de que, en un tremendo golpe de ironía, uno de los patrocinadores fuera Burger King, y el mismo king en persona se paseaba por allí con dos mozas de impresión. Difícil tarea ser el tío que va dentro del king, porque la gigante cabeza tiene una expresión muy jovial y debes interpretar permanente alegría sólo con tu lenguaje corporal. Terminaré este repaso al Cibelespacio haciendo mención al blogger space, una serie de ordenadores para que la gente fuera actualizando en tiempo real y toda velocidad los vertiginosos acontecimientos de gran importancia que (no) estaban ocurriendo por allí, y que estaba semidesierto.

    ¿Latin king?

    El desfile para el que yo tenía entrada era el de TCN, que básicamente era ropa de baño, porque me las había conseguido mi tía que (con buen criterio) había pensado que lo más interesante para mí sería ver modelos en bikini y tacones. A este respecto, una sola palabra: decepción. Yo pensaba que lo de que las modelos están demasiado delgadas y no son atractivas era un tópico que las tías decían por envidia y los tíos por quedar bien delante de otras tías. Sin embargo es rigurosamente cierto: esos sacos de huesos no llenaban los bikinis por ninguna parte. Si el objetivo es poner mujeres con el mismo encanto que un palo de escoba para que no te quede más remedio que fijarte en la ropa, en mi caso lo consiguieron. Eso sí, cuando salieron todas juntas para acabar, fue un clarísimo ejemplo del conocido Efecto Animadoras. La ropa me pareció muy bonita y así lo hice constar ante las cámaras del telediario de Antena 3 cuando me preguntaron mi opinión. A todo esto el desfile estaba amenizado con la música en directo de un grupo llamado The Atlantis que a mí me pareció bastante infame. También lo dije, pero eso no lo sacaron en las noticias.

    Queremos modelos con curvas

    La verdad es que lo más entretenido era cotillear las celebrities de la front row, pero como era un domingo a las doce de la mañana, no es que tuviéramos primer nivel. A saber: Susanna Griso, Mariñas, Arancha de Benito, Blanca Suelves, Toni Acosta…y la gran sorpresa: Alonso Aznar, hijo de su padre, representando el lado más trendy de la escena neocon.

    Básicamente me quedé con la idea de que el concepto es igual que un festival de música (tienes tu horario de conciertos/desfiles y entre medias socializas por ahí o pasas el rato con tus amigos) pero en una escala de mayor corrección y moderación general. También es cierto que la impresión que me dio es que la Cibeles Fashion Week, más que un escaparate de la moda nacional es una reunión de una determinada escena social. Esta idea va secundada por este vídeo de TVE que, tirando con mucha intención, se pregunta si lo que pasa en Cibeles le importa a alguien más allá de nuestras fronteras. La primera opinión afirmativa (y la única un poco convencida) viene de la prensa portuguesa, yo creo que con eso queda todo dicho. Ojo, no me malinterpretéis que ya sabéis que aquí nos gusta Portugal, pero se entiende lo que quiero decir.

    En fin, a pesar de mi escaso entusiasmo, concluí la visita con el recurrente veredicto de “bien como experiencia”. Y después me fui a tomar el aperitivo, que hacía muy buen día.

    Tags: ,

    Esta entrada fue publicada el Miércoles, Septiembre 22nd, 2010 at 23:18 y está archivada en la categoria Actualidad. Puedes seguir las respuestas con la fuente RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta , o hacer un trackback desde tu sitio web.

    Hay 7 comentarios en la entrada “Lo que hice en Cibeles (Madrid Fashion Week)”

    1. ruben dice:

      El entusiasmo se le rebosa a usted por los toros, mire. Y eso que se le vió a usted desenvuelto en su fulgurante aparición en Antena 3. No le culpo; yo hubiera hecho una crónica algo más negra. Habría frivolizado utilizando reiteradamente la expresión ‘vacuo mariconeo going nowhere’, habría hecho bromas de mal gusto sonbre los trastornos de la alimentación y, qué duda cabe, le dedicaría varios párrafos a la figura de Alonso Aznar. Y me habría ensañado más con el cambio de nomenclatura que, por cierto, me parece infame. Madrid Absurd Week, por ponerle un ejemplo, me parecería más apropiado.

    2. Pablo dice:

      Alonsito también hubiese tenido parráfofo extra en mi crónica… Al menos dinos cómo iba vestido! No nos dejes con la intriga!

    3. Inés dice:

      “Quizá quieran evitar que alguien sabotee el evento introduciendo clandestinamente unos complementos de la temporada pasada”, me parto…
      Gran crónica:)

    4. Sara dice:

      En honor a la verdad no todo eran modelos en bikini, también había bastantes con ropa de verano.
      Yo estuve en 2 desfiles y la verdad es que está bien para verlo, como experiencia (como tú dices), pero si realmente te interesa ver la ropa y estar a los detalles, necesitas buenas entradas o si no es mucho mejor verlo luego en las revistas (o en internet media hora más tarde)

      PD: a mí me gustaron las cervezas y me tomé 3….

    5. [...] La Pasarela Cibeles desde los ojos de un profano… http://www.thescarafaggioproject.com/2010/actualidad/lo-que-hice…  por TheScarafaggio hace 5 segundos [...]

    6. JRR957 dice:

      Tomarse tres cervezas light seguidas está prohibido en el mundo civilizado.
      (que lo sepa)

    7. mara dice:

      Te tiene que gustar la moda para entender bien CIBELES, ya que no es fácil encontrar entradas, básicamente el entorno que tu ves en esa semana, es un entorno cercano a diseñadores, famosos, ellos inclusive. Soy fiel a cibeles como puedes comprobar, y a los muchos desfiles que he ido no me he fijado en las esqueleticas mujeres,si no en lo que llevaban puesto, tu vas ahí para ver las nuevas tendencias, no a ligar o a fichar, estas en tu derecho de judgar a las modelos (no todas esqueléticas) pero es sú trabajo, yo he trabajado como modelo en cibeles, y sales a enseñar un diseño, si te das cuenta, (que creo que lo has hecho) eligen a modelos casi “identicas” las peinan y las maquillan igual, para que no llamen la atención y lo haga mas el diseño, te fijas en la primera, las demas te parecen iguales asique te limitas a ver los diseños.. Yo cuando voy, voy a ver los desfiles, no me paseo tomando cervezas y que me peinen y me maquillen, pero eso son gustos, asique no puedo decirte que tienes razón con la cerveza etc etc etc…
      Un saludo.

    Escribe tu comentario